¿Es mi teléfono compatible con la carga rápida?

Había dos caminos para seguir a la hora de mejorar la autonomía de los dispositivos móviles. La primera, aumentar el tamaño de las baterías con algún tipo de material nuevo o elegir la opción por la que se ha optado finalmente, la carga rápida. No tendremos mayor cantidad de mAh pero sí la cargaremos mucho más rápido.

Esta tecnología, con la que conseguimos velocidades de carga mucho mejores, ha sido desarrollada por Qualcomm bajo el nombre de Quick Charge. Actualmente tenemos en los nuevos dispositivos la versión 2.0 de esta función implementada por el fabricante americano. Proporcionando hasta un 0-50% de batería en media hora. Muy cómodo para esos días que llegar al final es un poco más complicado.

Una tecnología no exclusiva de procesadores Qualcomm

Hay que aclarar que esta tecnología no sólo viene incluida en los terminales de Qualcomm, ni mucho menos. Hay otras marcas en el mercado que ofrecen esta tecnología pero con otro nombre. Es el caso de Samsung y sus recientes Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge con procesador Exynos y el Asus Zenfone 2 con corazón de Intel. Estos modelos incluyen Quick Charge pero no con ese nombre.

Esto se debe a la tecnología interna del dispositivo para la gestión del flujo energético que pasa del cargador a la batería del dispositivo. Antes contábamos con QuickCharge 1.0, una versión que permitía una salida de hasta 5 voltios y arrojaba hasta 10W de potencia. Pero con QuickCharge 2.0 la cosa cambia y bastante. Ahora el convertidor de corriente alterna a estable (cargador de pared) puede proporcionar hasta 9 voltios en la salida que junto con su corriente se convierten en 18W aproximadamente de potencia. De este modo, cargar parcialmente nuestro smartphone cuando esté con un bajo nivel de batería será más rápido. Decir que no es lo mismo cargar un dispositivo con poca batería que con más de la mitad de ella.

Terminales dotados de Quick Charge 2.0: Lista completa

A continuación os dejamos con una lista completa de los terminales en el mercado que están dotados de la tecnología Quick Charge 2.0 de Qualcomm.

Hay que tener en cuenta que hay varios tipos de cargadores en el mercado y que cualquiera no va a ofrecernos esta carga rápida ya que no llegará hasta la potencia requerida por Quick Charge. Para ello, las marcas que no incluyen un cargador con carga rápida en la caja, venden por separado estos cargadores que tienen un precio considerable. Sin duda, un problema para quienes quieren tener un cargador de repuesto para viajes o bien, para los que lo perdieron.

Pero hay alternativas muy recomendables a los cargadores oficiales de las marcas. Por ejemplo, os recomendamos el fabricado por Aukey que tiene unas muy buenas valoraciones y que es compatible con esta tecnología de carga rápida.

¿Cómo sé si mi cargador permite Quick Charge 2.0?

Para saber si tu cargador es compatible con esta tecnología de Qualcomm tendrás que ponerte las gafas para leer de cerca. Los cargadores incluyen una serie de información que tendremos que tener en cuenta para saber la velocidad a la que es capaz de cargar nuestro dispositivo. Para ello, nos tenemos que ir a un apartado donde ponga “output“, donde nos muestra la potencia, medida en voltaje y corriente ( Volaje x Corriente = Potencia).

Si queremos saber si es compatible, la multiplicación de una de las salidas tiene que rondar los 18W (en el caso de Samsung y su S6 cuenta con 15W pero tienen una velocidad similar de carga). Decir que si tenemos un voltaje de salida de 9V, es más que probable que tengamos Quick Charge 2.0. Al contrario que Quick Charge 1.0 que son 5V y una potencia total de hasta 10W.

Qualcomm ha aclarado que no hay ningún riesgo en usar un cargador Quick Charge, con la potencia que tiene, en un dispositivo compatible con él. Además, usarlo en terminales con Quick Charge 1.0 tampoco es un riesgo ya que si os fijáis, es capaz de proporcionar 10W y 18W el mismo cargador, según las necesidades del dispositivo.

Si no puedes aumentar capacidad, mejora la velocidad de carga

Ahora ya podréis ahorrar algo de dinero a la hora de adquirir un segundo cargador de pared para vuestro dispositivo Android. No siempre se ha de optar por la marca oficial con el motivo de “seguro que tienen mejores materiales” porque puede o no ser así, pero la diferencia es casi imperceptible y ninguno deteriorará (depende de qué compremos, claro está) la batería. Aconsejamos que compréis con cabeza, cargadores con buenas valoraciones como el Aukey mostrado antes.

No cabe duda que hablamos de una tecnología con mucho futuro y que a los usuarios de Android puede suponerle un alivio recuperar la mitad de su dispositivo en poco más de media hora de carga.

Fuente: Manuel J. Gutiérrez – elandroidelibre.com