En esta isla hawaiana toda la energía solar es generada, almacenada y abastecida por Tesla y SolarCity

Como bien sabemos, Tesla no sólo fabrica coches eléctricos, también crea soluciones basadas en energía solar como baterías para el hogar, techos solares, entre otros. La compra de SolarCity vino a impulsar de forma importante este negocio, y hoy conocemos el primer y más grande proyecto que nace de esta unión.

Tesla está informando que han finalizado las labores del denominado ‘Proyecto Kapaia’, el cual consiste en una gran instalación que combina una granja solar de 13 MW por parte de SolarCity, y una estación de almacenamiento de 52 MWh que se basa en baterías Powerpack de Tesla, con la que empezarán a generar, almacenar y abastecer energía solar en toda una isla.

‘Proyecto Kapaia’

Una de las desventajas que se nos presentan al usar energía solar, es que si no tenemos dónde almacenar la energía excedente, ésta se pierde, lo que hace que en días de poca luz solar o durante las noches tengamos que usar nuestras fuentes habituales de energía.

Para resolver esto, Tesla ha invertido en la fabricación de baterías tanto para uso doméstico como industrial, las cuales sirven para almacenar toda esa energía excedente y usarla en momentos cuando no se está generando energía.

Esto suena bien para hogares y pequeñas empresas, pero Tesla ha querido ir más allá, y el Proyecto Kapaia es precisamente el salto que hace que Tesla tenga todas la herramientas para el aprovechamiento de la energía solar. Este proyecto ha sido desarrollado en la isla Kauai, la cual cuenta con una población de poco más de 80.000 personas, quienes por primera vez podrán hacer uso en las noches de energía solar generada durante el día.

Kiuc Heroimg

Este proyecto consta de 54.978 paneles solares y 272 Powerpacks, sin embargo, esto todavía no es suficiente para que la isla abandone por completo el uso de combustibles fósiles. Esta nueva instalación de Tesla es parte del plan de Hawai que busca operar todas sus islas sólo con energía renovable para el año 2045. Incluso la isla Kauai tiene el objetivo de que el 70% de su energía sea renovable para 2030.

Hay que recordar que para Tesla no es la primera vez que suministra energía a una isla, ya lo vimos el año pasado en la Ta’u, en Samoa, que cuenta con 600 habitantes. Ahora gracias a este proyecto, la isla Kauai se acerca a su objetivo ya que la instalación de Tesla es capaz de producir el 100% de la energía que usa la isla en un día medio de operación.

Aquí hay que resaltar que el KIUC (Kauai Island Utility Cooperative) no está adquiriendo la instalación de Tesla, sino que han firmado un contrato por 20 años, lo que le permite a la compañía de Elon Musk vender la energía solar generada y operar esta gran planta de 18,21 hectáreas. Sólo como curiosidad, Tesla venderá esta energía por 13,9 centavos de dólar por kilovatio hora.

Fuente: Raúl Álvarez – xataka.com

Fenie Energía adquiere eólica de Sorihuela

Fenie Energía adquiere el 100% de las acciones de un parque eólico emprendiendo así el camino hacia la generación de energías renovables propias.

El pasado 13 de junio Fenie Energía firmó la adquisición del 100% de las acciones de Eólica Sorihuela, S.L. Con esta operación, la compañía, que nació como comercializadora de energía, da un paso más para ser también generadora de energía.

Situada en la Sierra de Béjar (Salamanca), Sorihuela resulta, tanto por su situación geográfica como por la orografía del lugar, un emplazamiento idóneo para la generación de energía a través del viento.

El parque eólico de 12 MW situado en dicha localidad salmantina, llamado “Los Concejiles” y que acaba de ser adquirido por Fenie Energía, comenzó a funcionar en 2009 y si bien se trata de un parque de capacidad modesta (la producción ronda los 30 GWh año), supone un importante avance para Fenie Energía que no ha querido dejar pasar esta oportunidad de obtener su propia energía “limpia” manteniéndose fiel a sus principios, ya que la empresa nació con el propósito de lograr la mejora en la eficiencia energética de sus clientes y de contribuir en la medida de lo posible a construir un futuro sostenible.

Aerogeneradores del parque eólico “Los Concejiles” en Sorihuela, Salamanca.

Fenie Energía, S.A., es una compañía comercializadora de energía que nace el 2 de marzo de 2010, fruto de la unión del colectivo de empresas que componen FENIE (Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Eléctricas y de Telecomunicaciones). Su fin principal es promover el ahorro y la eficiencia energética de la mano de los instaladores eléctricos, su mayor activo y tratando de impulsar la utilización de energías renovables. A día de hoy, Fenie Energía cuenta con más de 200.000 clientes que han visto reducida su factura de electricidad gracias al asesoramiento personalizado que proporciona la compañía a través de la mejor red de agentes energéticos.

Australia será el primer país en obtener energía con boyas ancladas debajo del mar

Dentro de la búsqueda por adoptar el uso de energías renovables, hemos presenciado todo tipo de proyectos e ideas, muchos de éstos se mantienen en etapas de desarrollo, pero otro han empezado su aventura en aplicaciones reales, con la idea de disminuir el uso de combustibles fósiles, una meta que no es sencilla, pero donde muchos países han empezado a dar los primeros pasos.

Cuando hablamos de energías renovables lo primero que nos viene a la mente es la solar o la eólica, pero existen otras variantes como por ejemplo la energía mareomotriz que aprovecha el movimiento de las mareas, que para su óptimo funcionamiento necesita construir estructuras que muchas veces salen del mar, ya que la mayoría de los componentes no pueden estar sumergidos. Pero Australia ahora nos muestra que es posible obtener energía mareomotriz sin necesidad de complejas estructuras.

CETO 6

Carnegie Wave Energy Limited es una compañía australiana que en 2012 creó el concepto de “boyas energéticas”, un dispositivo que tendría como objetivo obtener energía a partir de las corrientes marítimas, pero que gracias a que estas boyas están ancladas y no hacen contacto con la superficie, no representarían una inversión en infraestructura o cambios en las rutas de embarcaciones, ya que todo se mantendría bajo el mar.

A inicios de 2015, después de obtener financiación por parte de ARENA, que es la agencia dedicada a energías renovables del gobierno australiano, la compañía pudo arrancar un proyecto piloto en las costas de Perth, que consistió en instalar una red de boyas conocidas como CETO 5, la cual presuriza el agua y la hace pasar por un generador hidroeléctrico, para posteriormente enviar la energía a través de un sistema de cables submarinos a tierra. Así lo explicaban en un vídeo de 2012:

Después de 12 meses, el proyecto de Perth ha sido un éxito, lo que le ha dado a la compañía nuevos contratos para instalar estas boyas en otras regiones de Australia con la finalidad de hacer uso de esta energía en aplicaciones reales, abasteciendo de energía a algunas industrias, pero ahora con el CETO 6, que es una importante actualización a la primera versión que sólo generaba 240 kW, ya que esta nueva versión tendrá la capacidad de generar 1000 kW, además de que cambian algunos componentes, así como la forma de enviar la energía.

Ceto 5 And Ceto 6

Este nuevo sistema CETO 6 hará su debut en los próximos días en Garden Island, en la parte Oeste de Australia, pero el para finales de año, Reino Unido será el segundo país en usar este sistema de boyas para generar energía, pero a diferencia del que se instalará en Australia, éste tendrá una red de hasta 14 boyas CETO 6, por lo que planean obtener entre 10 y 15 MW diariamente, lo que lo convertirá en la instalación de boyas energéticas más grande del mundo.

Por lo anterior, ya hay compañías interesadas en adquirir esta tecnología, que apuntan a próximos proyectos en Chile y Perú para 2017.

Fuente: Raúl Álvarez – xataka.com

El cambio en el uso de la energía, clave para la recuperación de la industria española

Javier García Breva ha realizado un nuevo Informe IPM titulado “El papel de la industria 4.0 en la transición energética” en el que analiza cómo conseguir mejorar la competitividad de la industria española. Su conclusión es clara: hacer viables las empresas industriales requiere una visión de largo plazo que incluya la estrecha relación que existe entre la eficiencia energética y cualquier proyecto de reindustrialización.

El cambio en el uso de la energía, clave para la recuperación de la industria española

La industria es responsable del 25% del consumo final de energía y su intensidad energética es en nuestro país superior a la media europea. En el Plan Nacional de Acción de Eficiencia Energética (PNAEE 2014-2020), el sector industrial contribuirá con el 55% de los esfuerzos indicativos establecidos hasta 2020 para que España cumpla la Directiva de eficiencia energética.

El 57% de la demanda energética del sector industrial se cubre con petróleo y gas, por lo que el potencial de ahorro de energía es relevante. Entre el año 2000 y 2012, la tasa anual de consumo final se ha reducido un 1,6% y la intensidad energética un 1,3%. Pero de forma paralela, el peso de la industria en el PIB ha pasado del 23% en 2007 al 18% en 2011 y el Índice de Producción Industrial se ha reducido a una tasa media anual del 1,9%, lo que refleja el fuerte impacto de la crisis.

Ayudas del IDAE
La recuperación de la industria española, a la luz de estos datos, está directamente relacionada con un cambio en el uso de la energía. El Programa de Ayudas para actuaciones de eficiencia energética en PYME y en gran empresa industrial, gestionado por el IDAE, es un instrumento importante para conseguir mejorar la competitividad de la industria en un entorno de costes crecientes de la energía.

La convocatoria de estas ayudas se apoya en el cumplimiento de la Directiva 2012/27/UE en lo que se refiere al sistema de obligaciones de ahorro energético por el que se crea el Fondo Nacional de eficiencia energética, que aporta los 49 millones de euros del presupuesto, y la obligación de las empresas que no sean PYME de tener una auditoría energética antes de diciembre de 2015 o un sistema de gestión energética certificado. El IDAE ha anunciado una ampliación del presupuesto con 66 millones más para la eficiencia energética en el sector industrial.

El objeto de las ayudas a la industria es la reducción de las emisiones de CO2 mediante mejoras de la eficiencia energética para reducir el consumo de energía final. Evitar las emisiones contaminantes se convierte así en el objeto principal del programa, algo que ni se mencionaba en el PNAEE 2014-2020, y el instrumento para conseguirlo son las inversiones en ahorro de energía.

Los dos tipos de actuaciones que se subvencionan, con ayudas directas del 30% de la inversión elegible, son la sustitución de equipos o instalaciones por otros que utilicen tecnologías de alta eficiencia y la implantación de sistemas de gestión energética a nivel de medición de consumos, regulación y control de procesos, sistemas informáticos para reducir consumos o costes energéticos y disponer de información en tiempo real.

Los ahorros de energía deberán medirse y las inversiones ser viables en un periodo de vida útil que no supere los 15 años. Podrán acceder a las ayudas las empresas del sector industrial y las empresas de servicios energéticos. La obligatoriedad de las auditorías se puede sustituir por un sistema de gestión energética certificado y el cumplimiento de la Norma internacional ISO 50001. Las ayudas se adelantan así al decreto que regula las auditorias de empresas no PYME, pendiente de aprobar desde 2014 y que deberá aprobar el próximo gobierno.

Ser más eficientes
La gestión energética y los servicios energéticos van a ser decisivos en cualquier esfuerzo de reindustrialización. El número de grandes empresas que deberán realizar auditoría energética son 3.782, de las que 931 corresponden a la industria. Según datos de la asociación empresarial A3e, tan solo 180 tienen el certificado ISO 50001. Esta es la realidad y la oportunidad de la eficiencia energética en el sector industrial como inversión que se amortiza con los ahorros de energía y de emisiones y la reducción de costes energéticos.

Eliminar las emisiones de CO2, el menor consumo de hidrocarburos, las instalaciones y procesos industriales de alta eficiencia y las TIC son factores de cuya implantación va a depender la mejora de la competitividad empresarial. La innovación energética se convierte así en el principal aliado de la industria.

Una economía moderna necesita un mayor peso del sector industrial y las nuevas tecnologías energéticas son el camino. Hacer viables las empresas industriales requiere una visión de largo plazo que incluya la estrecha relación que existe entre la eficiencia energética y cualquier proyecto de reindustrialización.

 

Fuente: energias-renovables.com